PROPIEDADES MEDICINALES

El hecho de que la Miel haya acompañado al hombre a lo largo de los siglos, es de por sí una sólida garantía de su eficacia, ya que ha sido uno de los alimentos-medicina que más se ha experimentado en la humanidad.

La miel es la estrella protagónica de centenares de remedios caseros, recetados para aliviar y prevenir toda clase de males.

En esta primera entrega hablaremos sobre una de las muchas propiedades medicinales que posee,  efecto Expectorante y Antitusígeno.

El uso de la Miel de abejas en caso de afecciones pulmonares es conocido desde la más remota antigüedad. Ya Hipócrates indicaba que la Miel era un potente expectorante y calmante de la tos.

Os indicamos algunas fórmulas para utilizar la Miel y obtener sus beneficios expectorantes y antitusígenos:

  • La Miel mezclada con Avellana constituye un remedio muy bueno para la tos crónica y favorece la expectoración.
  • Podemos mezclarla con pimienta de Cayena en agua caliente para ayudar a combatir con más fuerza las flemas.
  • Para solucionar la tos nocturna sólo tenemos que ingerir 10 gr de Miel y la afección estará resuelta.
  • Si tomamos  cucharadas de miel y limón ayudamos a combatir molestias de garganta,  calmar la tos y a su vez también controlamos estados febriles.
  • En caso de irritación en la garganta ­producida bien sea por gripe, inflamación, lesión­ o ulceraciones en la boca,  se recomienda hacer gargarismos con una cucharada de miel diluida en medio vaso de agua tibia. Igualmente, en casos de tos, gracias a los monosacáridos que ésta posee.

No dejes de utilizar la Miel para beneficiarte de sus propiedades medicinales.  En los momentos en que sufras ataques de tos o quieras arrancar la mucosidad de tus paredes pulmonares acuérdate de ella.